Viviendas cómodas para personas mayores

Personas Mayores. Rehabilitación inteligente de viviendas.

Quizás las personas mayores sean las que más han desarrollado su inteligencia. Las personas mayores tienen más experiencia y la conciencia de qué es lo más importante para desarrollar una vida, la familia, los amigos, y cómo debe ser su hogar.

Este hecho lleva a pensar a muchos jóvenes cuál debería ser su casa del futuro, cómo les gustaría que se adaptara a sus futuras necesidades para ser más cómoda. ¿Quién no ha pensado cómo debe ser su casa cuando sea mayor? 

Mantener el contacto

Carlos, un panadero de Sevilla, adecuó las escaleras de acceso de su negocio a las personas de su misma edad, para continuar estando en contacto con ellas, para que su tienda fuese apta para él y sus amigos. Seguro que hizo igual con su casa.

Nuestra vivienda debe permitir que continuemos conectados a ella, que continúe siendo cómoda. De lo contrario, una mudanza será la única solución, pudiendo restar conexión con nuestro barrio habitual, amistades o actividades de ocio. 

Vivienda inteligente y cómoda

En el diseño de una rehabilitación podemos incluir aquellos elementos que ya necesitamos, los que creemos que necesitaremos, incluso los que desconocemos que nos ayudarán a tener una vivienda cómoda. 

Hay que idear espacios para incorporar adelantos tecnológicos que nos ayuden a realizar tareas que hoy podemos hacer, pero que mañana no podremos. Las personas con alguna discapacidad conocen muy bien este aspecto de la vida y lo superan día a día, con voluntad, con ayuda de personas de su entorno y con el uso de la tecnología. Una vivienda inteligente cómoda está conectada con su ciudad y permite que nosotros nos sintamos bien viviendo en ella.

Una vivienda inteligente cómoda para personas mayores debe contar con sistemas de ayuda a la movilidad, acceso adecuado en entradas, baños en los que disfrutar, fácil llegada a los elementos de seguridad y control de la vivienda, zonas de descanso que se vayan adaptando a nuestra natural evolución… Pero, sobre todo, la vivienda debe tener la capacidad de evolucionar para ser útil a las personas mayores, quizás las que puedan utilizar de forma más inteligente su hogar.