Rehabilitación de viviendas, el arma del gobierno para afrontar la crisis

Eficiencia energética

La rehabilitación de viviendas con el objetivo de hacerlas más sostenibles, con mayor eficiencia energética y preparadas para las nuevas necesidades del siglo XXI. Ése es el objetivo del nuevo plan que prepara el gobierno, gracias al cual el sector de la construcción se convertirá en una de las herramientas principales para sacarnos de la crisis actual.

El plan del gobierno, según informaba el 16 de junio el diario Expansión, movilizará unos 2.000 millones de euros que saldrán de la colaboración público-privada. Generará 221.000 empleos y, si se cumplen las expectativas, multiplicará por cuatro las reformas de pisos, que pasarían de las 30.000 anuales a unas 120.000.

Un plan reclamado por los empresarios

Ya lo había dicho un día antes, en el comienzo de la cumbre empresarial organizada por la CEOE, Ana Patricia Botín, presidenta del Banco Santander: “España necesita un plan de choque en el sector turístico y restauración, junto con un plan de vivienda sostenible para jóvenes”.

En su intervención, Botín planteó el reto de “minimizar la intensidad y la duración de la recesión a la que nos ha arrastrado esta crisis sanitaria”, y se preguntó a sí misma: “¿Cómo volver a crecer de forma inclusiva y sostenible?”. La respuesta está en la generación de empleo, y la presidenta del Santander propuso un plan de choque centrado en los dos sectores antes mencionados.

Rehabilitación para luchar contra el cambio climático

En ese plan de choque, Botín proponía la ayuda en la compra de vivienda sostenible para jóvenes, “los grandes perdedores de la anterior crisis”. Y al final de su intervención reconocía que no todo es construir obra nueva: “Se podría complementar además con un programa de rehabilitación del stock de viviendas para adaptarlas a la lucha contra el cambio climático”.

Para justificar la importancia de la rehabilitación, recordó que el 37% de las emisiones de gases de efecto invernadero las produce el sector residencial, “y con la tecnología actual podemos reducir estas emisiones contaminantes en más de un 80%, además de crear empleo de calidad”. Una propuesta que está en el adn de Reno Smart.