La Buena Estrella, un ejemplo de vivienda inteligente

La Buena Estrella

La vivienda inteligente tiene una serie de características, entre las que destacan la sostenibilidad, la adaptabilidad y la seguridad. Y no menos importante es la simbiosis que se crea entre el equipo que la diseña, construye, reforma o rehabilita y la familia que la va a habitar.

A menudo, se olvida la importancia de la opinión de las personas que van a vivir en una casa, cuando son ellos los que conocen bien las comodidades de las que quieren disfrutar. El equipo profesional que diseña y ejecuta el proyecto debe saber adaptarse a esas necesidades, buscar las mejores soluciones y proponer todo aquello que pueda aportar un mejor resultado, sin olvidar que la decisión final la deben tomar los habitantes de la vivienda.

La Buena Estrella, ejemplo del buen hacer

En Reno Smart somos muy conscientes de la importancia de crear esa simbiosis con los clientes. Una empatía que nos impulsa a transformar casas en viviendas inteligentes, sostenibles, seguras y adaptativas. Un buen ejemplo de esta forma de trabajar es el proyecto denominado La Buena Estrella.

La Buena Estrella es obra del estudio de arquitectura BATCh, que forma parte de Reno Smart junto a la empresa de reformas Innova te Cuida y la consultoría estratégica ZamConsultor.

Un camino común

La Buena Estrella es un camino común entre la familia Peña-Santana y BATCh Studio. Esta vivienda fue ideada, proyectada y construida como sostenible, adaptativa y segura. Esas características la convierten en una vivienda inteligente.

Para la organización espacial de la parcela, se tomó como referencia la trayectoria solar. La zona construida se ubicó al norte y al este, y se abrió a la mañana y al mediodía un espacio con jardín abierto para el ocio familiar.

El cuerpo de uso común salón-cocina multiplica su superficie, y el exterior se incorpora a través de una gran cristalera que consigue un límite difuso entre el interior y el exterior.

Adaptada al presupuesto

Con un presupuesto limitado, se depuró el lenguaje visual a la mínima expresión. Los mayores gastos se enfocaron a los detalles que podían aportar beneficios potenciales para la familia. Se diseñaron huecos amplios y se potenció el contacto con el exterior.

El diálogo entre la pastilla blanca y la caja de piedra sirve para manifestar al exterior los distintos usos. Por un lado, las estancias dormitorio y por el otro, la zona de vida común.

Como hilo conductor visual, la familia eligió una madera de tono rojizo en busca de un guiño lúdico en detalles seleccionados. Se emplea en el acceso a la parcela, en la franja de ventanas y en el cierre de seguridad del gran ventanal.

La Buena Estrella es el resultado de la ilusión, la implicación y el empeño por el trabajo bien hecho. Puedes conocer más en la web de BATCh Studio.